Compopstela: música moderna en Santiago

B.Echeverria// 📷 J.A. Morandeira

“Compopstela: música moderna en Santiago” es el resultado de un largo proceso de investigación ¿verdad? ¿Cómo conseguiste documentarte al respecto?, ¿a qué tipo de fuentes recurriste?

Efectivamente. Al ser Santiago una ciudad pequeña, en la que “nos conocemos todos”, comencé por tirar de contactos que ya conocía: los padres de muchos amigos y amigas mías, de mi quinta, vamos, habían sido músicos en los años sesenta y setenta, hecho que yo conocía, sin más detalles, por ser músico también. De hecho, muchas de estas amistades se fraguaron durante los años noventa en bares musicales, conciertos, salas de ensayo y situaciones diversas, aunque a menudo relacionadas con la música. Las fuentes primeras fueron las orales de estos informantes, que iban proporcionando los contactos sucesivos. Al no ser muy amplia la bibliografía al respecto en aquel momento, pronto se hizo necesario el vaciado de múltiples cabeceras en la hemeroteca, tanto en papel como en digital. Para finalizar, los cajones, armarios y desvanes de los domicilios particulares son los últimos reductos de misterio que nos quedan en estos tiempos del “lo quiero todo y lo quiero ya”, desvelando grandes sorpresas documentales como folletos, tarjetas, recortes, carteles, cintas de audio, discos de vinilo, películas de vídeo, instrumentos musicales, etc., y otras que irán surgiendo antes (esperemos) que tarde.

Me imagino que no fue un trabajo sencillo ¿cuánto se extendió en el tiempo?

Para nada. Hubo que cuadrar toda esa información, y no a la fuerza, precisamente, sino cotejando fechas, entradas y salidas de músicos, ir y venir de instrumental, miles de fotografías, cientos de horas de escucha de archivos de audio, muchos meses en la hemeroteca… y compaginarlo todo con mi trabajo y estudios. Empecé a finales de noviembre de 2011. Hasta febrero de 2014 trabajaba cinco noches a la semana en el pub A Reixa, que cerraba a las 4:30 de la madrugada. Luego empecé a cursar un máster para poder doctorarme, proceso que se extendió hasta junio de 2019. Luego preparé el texto definitivo del libro y hasta finales de verano de 2020 no empezamos con el diseño gráfico del mismo (se encargó del diseño Paula Cantero, de Origami Estudio, y la coedición fue llevada a cabo por el Consorcio de Santiago y el Servizo de Publicacións e Intercambio Científico de la USC), saliendo el libro de la imprenta el 22 de diciembre, tras muchas vicisitudes. Y por el medio, cientos de conciertos con mis grupos musicales y sesiones Dj, además de colaboraciones con los principales medios escritos y radiofónicos gallegos.

J.A. Morandeira

¿Por qué 1954- 1978? ¿Crees que era necesario recuperar este periodo musical?

Creo imprescindible contar este tipo de historias desde el principio, indagando en los orígenes de una manera seria, que no tiene por qué ser aburrida. El big bang del rock va quedando cada día más atrás, y con él, sus fuentes originales. Aunque se sabe ya casi todo lo referente a ello en el mundo anglosajón, es preciso acotar lo que llegó a Galicia de este fenómeno, y sobre todo cuándo llegó, por cuáles vías y a qué ciudades. Solo de esta manera puede atajarse la mitología y las frecuentes hipérboles a las que el investigador suele enfrentarse, debiéndose utilizar una metodología rigurosa que siente las bases de futuros estudios.

¿Cómo era la salud musical en Santiago en aquellos años? ¿Existe algún paralelismo con la época actual?

¡Muy buena! Como habrás podido comprobar, sobre todo a partir de finales de los años cincuenta y hasta principios de los setenta, se formaron docenas de conjuntos en la ciudad, que siguieron todos los estilos y corrientes que iban llegando de distintas partes del mundo. Si bien llegada la Transición predominan los grupos orquestales profesionales en detrimento de las agrupaciones juveniles amateur, desde los años noventa, con sus altos y bajos, siempre ha habido multitud de formaciones musicales juveniles en Santiago. En la última década se ha demostrado que Compostela sigue siendo un buen caldo de cultivo musical, y si se ha frenado la actividad encima de los escenarios (que no fuera de ellos), solo ha sido por causa de la pandemia.

A lo largo de la historia musical son muchos los grupos que tienen su origen en etapas estudiantiles ¿sucedió algo parecido en Santiago?

La Universidad de Santiago ha sido desde siempre el motor de la cultura musical juvenil en Compostela, teniendo incluso un conjunto “oficial” en cada curso que representaba a la institución en festivales, presentaciones y viajes. De la Tuna Universitaria Compostelana de los años cincuenta y sesenta han salido grandes instrumentistas que luego probaron suerte en conjuntos modernos, a menudo empuñando guitarras eléctricas. Dedico a estos temas varios apartados del libro, especialmente el capítulo 4.3 Los primeros conjuntos universitarios modernos (1957-1964).

¿Cuál ha sido el hallazgo o hallazgos más sorprendentes?

Pues han sido muchos y muy sorprendentes. Desde la gran proliferación de combos ya comentada hasta la constatación de que varios compostelanos fueron acompañantes de ilustres músicos españoles como Camilo Sesto o Raphael. Manolo Varela fue batería del primero en el conjunto Los Botines, que telonearon a The Kinks en 1966, mientras que Ricardo Fandiño fue guitarrista del segundo durante veinte años. Por otra parte, el conjunto Sky, primera banda moderna de la ciudad con cierta relevancia, lo hizo absolutamente todo: fueron pioneros de la electrificación de guitarras (1953), inauguraron con su música la Televisión Española (1956), grabaron un disco en 1957, tocaron en la boda de los reyes Juan Carlos y Sofía en 1962 y dieron la vuelta al mundo en dos ocasiones, introduciendo en Galicia ritmos procedentes de otras latitudes. Otra curiosidad es que uno de sus componentes, Jaime Pérez, compuso numerosas sintonías para televisión y publicidad, como las conocidísimas Anís del Mono, Muñecas de Famosa (de autoría discutida), Telefónica, Madelman, Palotes o Nescafé, y también las de las series El crimen de la calle Fuencarral, Proceso a Mariana Pineda, A vista de pájaro o Mortadelo y Filemón. Podría estar horas contándote anécdotas, pero lo mejor es que el público las vaya descubriendo en el libro.

¿De dónde bebían los grupos musicales de entonces?, ¿cuáles eran sus referencias?

Las principales referencias eran la radio, y cuando la hubo, la televisión. Las revistas musicales y la prensa escrita también hicieron lo suyo. Los discos eran caros, así que había que irse a las Sinfonolas de los bares para escucharlos a un módico precio, o a los carruseles de los caballitos de las ferias. La asistencia a recitales también ejercía gran influencia a la hora de empezar un conjunto.

Haciendo memoria… ¿cuándo se despertó en ti la pasión pop? ¿Qué grupos o discos fueron tus primeros discos?

Cuando iba al colegio estaba de moda en mi escuela la música heavy de Iron Maiden y Barón Rojo, pero cuando llegué al instituto me pasaron las casetes Past Masters y Revolver de The Beatles, con los que inicié un romance que perdura hoy en día. Por supuesto, los de Liverpool tan solo fueron la punta de lanza de todas las influencias que he ido recogiendo en todos estos años, pero sí que constituyen un ejemplo y un punto de partida para muchas cosas, entre ellas, la manera de encarar una investigación.

La publicación del libro ha sido de gran éxito, de hecho, en Santiago se acabaron las copias en menos de 48 horas ¿qué se siente cuando un trabajo de años es tan bien recibido?

Pues, ¿qué voy a sentir? Una enorme felicidad y satisfacción, además de la sensación de haber seguido un camino correcto después de tanto tiempo y de tanto trabajo. Era un libro muy esperado y me está devolviendo muchas alegrías que me dan la fuerza necesaria para seguir creando, tanto obras literarias como musicales, con mi proyecto, Espiño, y con otros que a pesar de la crisis sanitaria siguen activos, esperando volver cuanto antes a las actuaciones en directo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s